Sobre IKEA y la explotación de los cubanos

https://i1.wp.com/farm8.staticflickr.com/7087/7195159104_9a3e753847.jpg
Edificios de las tienda por departamentos de Ikea en Kungens Kurva Estocolmo. Foto: Carlos Viamontes

El programa de la televisión sueca Uppdrag granskning (Misión control) transmitido el 2 de mayo, bajo el título de Detrás de las barras – IKEA en la RDA ha puesto sobre el tapete del debate público nacional el problema del uso de presos políticos de la antigua RDA en la construcción de muebles para la empresa IKEA.

Lo que no se ha dicho por estos medios es que seis legisladores cubano americanos; los senadores Marco Rubio, republicano de la Florida, y Bob Menéndez, demócrata de Nueva Jersey, así como por los representantes Albio Sires, demócrata por Nueva Jersey, y los republicanos del sur de la Florida Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart y David Rivera, han demandado, con una carta fechada el 8 de mayo, un encuentro con Mike Ward, responsable de los servicios de IKEA para Norteamérica con el fin de discutir la presunta utilización de presos cubanos en la construcción de muebles para la empresa sueca.

El tema es sumamente delicado y plantea el dilema ético de si es conveniente el establecimiento de relaciones comerciales y de colaboración con países o entidades en las cuales la mano de obra es forzada a venderse muy por debajo del precio real, como ocurre por ejemplo con los presos de los países comunistas. No se trata de un asunto del pasado, sino también del presente, pues allí donde los trabajadores no tienen derecho a la sindicalización o la organización de partidos que defiendan sus intereses, fijando salarios decorosos, el obrero es explotado en condiciones muy similares a las que podía serlo el preso de un país comunista.
Sin embargo romper todo contacto comercial con un sistema opresor no es la solución, ese sería un mal aún mayor que el de utilizar la mano semiesclava de sus empleados. La única solución, incluso mejor que cualquier indemnización, es la de trabajar honestamente porque los trabajadores de cualquier país de los que tienen relaciones económicas con suecia, cuenten con los recursos legales y políticos para realizar un contrato justo con el empleador.

La deuda moral no sólo de IKEA, sino de todo el mundo occidental, con Cuba, China, Vietnam, así como con otras zonas del mundo donde los obreros no pueden defender sus derechos, solo se puede saldar con solidaridad con los movimientos democráticos y demandantes de justicia social que tengan lugar en esos países, fomentando la creación de sindicatos y partidos de trabajadores que representen al pueblo, no al estado o a los empresarios que en alianza con el primero los explote.

1 comentario

  1. […] Sobre IKEA y la explotación de los cubanos […]


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

  • Calendario

    • mayo 2012
      L M X J V S D
      « Ene   Jun »
       123456
      78910111213
      14151617181920
      21222324252627
      28293031  
  • Buscar