¿Qué pasa con la razón y la verdad que Modig calla?


Según el editorial “Modigt på Kuba” (Modig en Cuba) publicado por nwt.se el 2012-08-11 a las 07:30, hay en Suecia seguidores del castrismo que comparten la visión del ré gimen cubano, según la cual Modig se dedicó en Cuba a actividades subversivas.
En realidad resulta difícil comprender de que se extraña el editorialista de NWT, cuando ha sido el mismo Jens Aron Modig, desde que apareció en la televisión cubana, el que ha estado respaldando esa estampa de infractor de leyes morales y jurídicas, imagen difundida en Suecia y el resto del mundo por los agentes de La Habana. Nadie se puede sorprender después que Modig ha facilitado este trabajo de una manera muy clara: diciendo a la prensa en Cuba las palabras que sus captores querían que expresara, y “olvidando” en Suecia la información que de él espera el movimiento democrático cubanos.
En realidad, con este comportamiento Modig se merecería, dos cosas, en primer lugar la expulsión de su partido, no sea que por los avatares de la política un día tengamos en Suecia como primer Ministro, un hombre con indicios de pactar con el “maligno”.

El segundo merecimiento ya mas positivo sería el de ser galardonado por la Asociación de Amistad Sueco cubana, vanguardia del castrismo en Suecia, pues no existe en este grupo un solo miembro, que se equipare con Jens Aron en cuanto a servicios realizados y en tan corto tiempo, al comunismo tropical que esta organización representa.
Si el objetivo de Modig es en realidad combatir al totalitarismo ¿por qué no ha sido capaz de deshacer sus favores al mismo?, ahora que está, como él dice, “libre y en territorio seguro”.
¿Cómo es posible que Modig, tan dado a la polémica aquí en Suecia, no hay sido capaz de responder, desde sus propias convicciones políticas y filosóficas, a un texto difundido desde Cuba, no sólo se le implica a él sino al partido que le ha convertido en una de sus figuras mas destacadas? Nos referimos al editorial de Granma donde : La verdad y la razón, publicado el 31 de Julio, difundido hasta la saciedad por las redes internacionales del castrismo, incluidas naturalmente la de Suecia. ¿Será que no se percata de que otorga cuando calla?
En este artículo, el órgano oficial del Partido Comunista de Cuba acusa públicamente al presidente de la sección juvenil del Partido Demócrata Cristiano Sueco, de ser parte de una operación organizada por Anikka Rigo, jefa de la Sección de Relaciones Exteriores del Partido, con el objetivo de llevar financiamiento a un movimiento, calificado de contrarrevolucionario, así mismo se dice que Modig está involucrado con organizaciones “anticubanas” de Estados Unidos, que participó en actividades contra los que el periódico oficialista llama “orden constitucional” , que realizó actividades ilegales, que violó su estatus migratorio y que a pesar de todo ello se le permitió regresar a Suecia. En resumen que con un trasgresor de la talla de Modig, mas buenas no podían ser las autoridades que le soltaron.
A todo esto debería responder hace rato la estrella mas reluciente de la democracia cristiana sueca, a no ser que careciese de razones propias y verdades. Es lo menos que puede hacer el último eslabón de una acción en cadena iniciada hace 16 años como iniciativa de un puñado de activistas cubanos e instituciones suecas que en nada respondían a intereses norteamericanos, como ahora, usando de instrumento la palabras de Modig que quiere presentar el régimen de Cuba, toda solidaridad que llegue de Suecia para el pueblo cubano.
Sobre todo, el líder democristiano, debe dejar en claro, la cuestión que ningún periodista ha querido abordar en estas entrevistas que Modig da por separado: ¿Por qué si de acuerdo a Granma había cometidos tantos delitos, se le permitió salir dese Cuba sin ser procesado? en otras palabras ¿Con qué compró la misericordia del Estados Totalitario? ¿ Sería acaso con esa falta de memoria que hizo gala en Cuba y no se le cura en Suecia? Quizás tengamos que llevarle a un neurólogo o un psicólogo a ver si recuerda.
Con sus disculpas públicas en La Habana, y su silencio frente a Granma, Modig da la impresión de concordar con los que mandan en Cuba cuando afirman legitimidad sus reglas, o cuando presenta a quienes las infringen como enemigos de la revolución, que en realidad fue traicionada, muerta y enterrada por la gerontocracia en el poder.
Es más, si como parece a Modig lo único que le importa es el destino de su compañero de “sevillanas” Ángel Carromero, acusado por el régimen de homicida, la mejor forma de hacerlo es respaldar públicamente, con toda las fuerza que su juventud, cargos y contactos le permite, las demandas de la Familia Payá de una investigación internacional sobre el accidente en que murieron los disidentes cubanos. Solo así puede abrirse el camino a la posibilidad de demostrar que Carromero es inocente. No hacerlo, significarían que Modig pactó su silencio, con una canalla y la canalla, rara vez cumple su palabra.
Si Modig sigue dando la espalda a la Familia de Payá cuando pide que se aclara la verdad sobre el accidente del que fue testigo, no solo dejará en el atolladero a su compañero Carromero, sino que será responsable de lo que pueda pasar a los familiares del disidentes, que se enfrentan desarmados a un estado, del que sabe por experiencia propia, como trata a los cubanos cada día.
Los medios de Suecia debería dejar de participar en el juego de complicidad publicando entrevistas, reseñas y editoriales sobre Modig que no “van al grano” y pasar a entrevistar a Ofelia Acevedo y Rosa María Payás viuda y huérfana respectivamente de Osvaldo Paya, para que las opinión sueca conozca los detalles oscuro de un accidente, que Modig dice, no recordar. En cuanto a la televisión y la radio, ya puede ir ganando tiempo, traduciendo y difundiendo en sus canales las declaración dada por estas dos valientes mujeres desde Cuba, colgadas en Youtube, a ver sin logran redimir el prestigio de la solidaridad sueca con el movimiento democrático cubano, ultrajado por Modig con su falta de razones y verdades, lo mismo en Estocolmo que en La Habana.

Anuncios

Comunicado de la Sociedad Académica Eurocubana con motivo del regreso de Arón Modig a Suecia

Aron Modig, ante las cámaras de la televisión estatal cubana, ofreciendo una conferencia de prensa en La Habana el 30 de julio de 2012

Desde que supinos que el señor Jens Aron Modig se encontraba detenido en Cuba demandamos abiertamente su liberación, tanto desde las páginas de la revista Cuba Nuestra, como en un comunicado que enviamos a los principales medios de Suecia.

Ahora Modig se encuentra sano y salvo, es hora de que rinda cuenta ante la sociedad por su comportamiento y por los resultados de su misión en Cuba. Por este motivo nos dirigimos públicamente al democristiano con las siguientes preguntas.

¿Si se ha comunicado o no con la esposa e hijos de Oswaldo Payá, para contarles de primera mano lo que pasó con el disidente en Bayano?

¿Qué fue lo que pasó en la semana que estuvo encerrado?

¿Cómo explica después de haber reconocido que violaba las reglas de un estado totalitario que este le dejara salir de Cuba?

¿A que acuerdo llegó con sus custodios?

¿Como piensa reparar el daño hecho con sus palabras al movimiento democrático cubano?

¿Cuando va a responder al editorial que le dedicó el periódico Granma 31 de Julio a él?

¿Después del comportamiento que tuvo en Cuba, creen que está en condiciones de seguir siendo el presidente de los Jóvenes Democristianos o cree debe renunciar a ese puesto?

Si el dinero del viaje a Cuba viene de los impuestos del estado, ha sido esto una buena inversión?

¿Por último cual es la verdad sobre la muerte de Oswaldo Paya?

Hasta aquí todo lo que desearíamos saber por el momento. Esperamos que Modig responda por este mismo medio.

  • Calendario

    • agosto 2012
      L M X J V S D
      « Jul   Oct »
       12345
      6789101112
      13141516171819
      20212223242526
      2728293031  
  • Buscar