Los números de 2012

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

600 personas llegaron a la cima del monte Everest in 2012. Este blog tiene 3.000 visitas en 2012. Si cada persona que ha llegado a la cima del monte Everest visitara este blog, se habría tardado 5 años en obtener esas visitas.

Haz click para ver el reporte completo.

Anuncios

Descansa ya, guerrero de la Paz

A la derecha el comandante guerrillero Eloy Gutierrez Manoyo

Este 20 de Octubre ha muerto Eloy Gutiérrez Menoyo. Había nacido en Madrid el 8 de diciembre de 1934, trayéndose a Cuba, con la emigración de sus familia, los aires de la confrontación que destrozaba su país.
Y así aquellos vientos que se desataron en nuestra propia tormenta, la que sostuvieron durante casi 6 años el gobierno de entonces y los combatientes antibatistiano, entre los que se encontraban Eloy y su hermanos Carlos, caído en el asalto al palacio presidencial.

Carlos Gutiérrez Menoyo. Hijo de Carlos Gutiérrez Zabaleta, médico y militante en el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), se exilia en Francia al concluir la Guerra Civil de España y se alistó con las tropas francesas y estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial. Al término de la Segunda Guerra Mundial, Carlos y el resto de la familia viajan a La Habana, Cuba. Se incorpora al Directorio Revolucionario y participa, acompañado por su hermano Eloy, en las acciones del Asalto al Palacio Presidencial el 13 de marzo de 1957, como dirigente de la operación donde muere.  Información: Ecurred

Instituto Preuniversitario en el Campo bautizado con el nombre de Carlos Gutierrez Menoyo por el mismo estado que mantenía en prisión a Eloy, hermano del combatiente antibatistiano. Foto tomada del sitio del Instituto en Facebook.

Lo que no podían sospechar aquellos revolucionarios es que con su sangre o la que derramaban del bando contrario labraban el campo para una nueva tiranía, contra ella y renunciando a todos sus cargos, como un “Che” de la democracia volvió a alzarse en armas aquel españolito aplatanado, quien tras ser herido en combate terminó siendo condenado a 30 años de cárcel.
En medio de su desgracia tuvo la fortuna de que sobre el cayera la mirada de la socialdemocracia en la figura de su compatriota y entonces jefe de Estado Felipe González, a quien debe las gestiones por las que en 1986 resultó amnistiado.

Cargado de ideas de la prisión y fue con ellas, y enterrando el hacha guerrera con las que volvió a pelear por su segunda tierra. Un día lo vimos en Suecia, allá por el 1995. Si su anfitrión de ese momento, Pierre Schorí (brazo derecho del extinto Olof Palme), entonces con el poder necesario, le hubiera apoyado podría haberse creado Menoyo una auténtica base política entre aquellos exiliados que a pesar de su anticastrismo llevaban en la sangre los valores del socialismo.

Pero Menoyo estaba mal guiado, llevado de la mano, sin saberlo por el Diablo, alguien quien mas temprano que tarde se manifestó como un cómplice del gobierno cubano: René Vázquez Díaz. Algún día nos dirán los historiadores cual fue la dimensión de su responsabilidad en el hecho de que el la doctrina de “Cambio Cubano” no echara raíces en el exilio político que por estos hélidos lares se estaba gestando.

Gutiérrez Menoyo continuó su lucha frente al régimen interminable de los Castros, respaldado por los pocos acólitos de su grupo Cambio Cubano, marcando distancia con el resto de la oposición a la que denuncia por una corrupción que tiene mucho de cierta, sin establecer otra alianza que de manera ocasional fragua con sus correligionarios de Arco Progresista.

Dijo en Cuba cuatro verdades, contra unos y contra otros, y aunque tolerado no avanzó demasiado, mas allá de convertirse en un referente moral que no puede ser negado, ni siquiera por sus enemigos de “izquierda” y de “derecha”.

En todo caso tuvo un gran mérito, raro en una generación violenta que quiere morir de un odiando con las botas puestas. Fue capaz de iniciar una nueva guerrilla cubana, la partida solitaria, desguarnecida, olvidada, pero no por ello menos heroica que la del sacrosanto Guevara, pero mucho mas humana y noble que la boliviana, por ser la de veterano comandante, una guerrilla cuyos humos no emergen de cañones, sino de la pipa de la paz.

Descansa Eloy tranquilamente, nada malo te aguarda del otro lado que si tuviste muertos alguna vez, ellos, por tu sufrimiento en prisión, tu cambio de vida y acción, hace tiempo, te habrán perdonado.

Venga a los familiares y amigos de luchador fallecido estas condolencia de una revista que se siente en deuda con Menoyo, como debe estarlo todo hijos de la patria cuyo nombre tomamos prestado.

Testamento político de Eloy Gutierrez Menoyo publicado tras su muerte en diversos periódicos españoles

El año 1959 registró un acontecimiento que parecía marcado por la poesía: la Revolución Cubana. De aquella Revolución, esparcidos por la isla y por el mundo, quedan hoy restos dolorosos de un naufragio. En el 2003 regresé a Cuba. Enemigo en un tiempo del Estado cubano y percibido así oficialmente, intentaba una actividad pacífica que fecundara a favor de un espacio político. Durante años, desde el exilio en visitas puntuales a Cuba, habíamos dialogado con este gobierno con vista a una apertura política. Con el país hecho añicos, sin el socorro de la desaparecida esfera comunista, no le quedaba a Cuba otra salida que no fuera el cambio.

Así se lo manifesté a Fidel Castro en nuestros encuentros que consideré breves pero sustantivos. Sin embargo, desde mi llegada sorpresiva, no se me ha extendido el carnet de identidad ni se me ha otorgado el espacio político que se discutió en un tiempo. Es cierto que se ha tolerado mi presencia pero ello ha ocurrido bajo el ojo orwelliano del Estado que se ha preocupado por observar de cerca a nuestra militancia.

En el tiempo que he pasado aquí, he visto también la destitución de sus cargos de algunos de los funcionarios oficiales que compartieron conmigo y otros activistas de Cambio Cubano, no sólo la preocupación por los problemas que asolan a nuestro pueblo, sino también la urgencia de producir la necesaria apertura política. Esa apertura política traería consigo grandes transformaciones que se hacen impostergables y para las cuales no faltó en los momentos de nuestras conversaciones cierto estímulo alentador por parte del más alto liderazgo de este país.

Hoy día, sin perder mi fe en el pueblo cubano, denuncio que aquella empresa, llena de generosidad y lirismo, que situaría de nuevo a Cuba a la vanguardia del pensamiento progresista, ha agotado su capacidad de concretarse en un proyecto viable.

Comparto esta realidad con los mejores factores del pueblo cubano, estén en el gobierno, en sus depauperadas casas o en el exilio, y asumo la responsabilidad de este tropiezo a la vez que me reafirmo en las ideas que en su inicio suscitaron la admiración de amplios sectores cubanos e internacionales. Hago esta declaración en medio también de un diagnóstico médico en lo que va menguando mi salud personal. Asumo la responsabilidad de esta batalla y no me amedrenta el hecho de que algunos puedan calificarla de fracaso. La voluntad de perpetuarse en el poder de Fidel Castro ha podido en este caso más que la fe en la posible renovación de los mejores proyectos cubanos desde fecha inmemorial. ¿Cuál es la Cuba a la que me enfrento hoy en medio de mi enfermedad? Es una Cuba desolada en la que el carácter ético del proceso de 1959 se ha hecho inexistente. El ciudadano ha ido perdiendo consciencia de sí mismo: se resiste aunque a veces no lo exprese y la juventud se sustrae y convierte el deseo de escapar en una obsesión desmesurada. Grandes sectores de la gente de a pie ya sabe de memoria que esta revolución ya no tiene sentido moral. El cubano ha ido perdiendo su esencia. Sobrevive en la simulación y en ese extraño fenómeno del doble lenguaje. Las estructuras son irracionales. La extranjerización de la economía se monta precariamente sobre una fórmula absurda y desbalanceada que excluye el protagonismo y la iniciativa nacional.

El gobierno que pregonó ser del pueblo y para el pueblo no apuesta por la creatividad y la espontaneidad nacional y el sindicalismo brilla por su ausencia.

Me ha tocado vivir de cerca la ardua faena de intentar hacer oposición en este país. He sido firme en mi posición independentista y en mi llamado a marcar distancia de cualquier proyecto vinculado a otros gobiernos. Pero el gobierno cubano ha sido tenaz en su minuciosa labor de hacer invisible a la oposición, a la que se coacciona y cohíbe de movilizarse y no se le permite insertarse en las áreas importantes de las comunicaciones o la legislación.

¿Cómo indemnizar a un país a 50 años de disparates contra su ciudadanía? ¿Cómo se indemniza a un pueblo de tantos daños directos contra la colectividad y el ciudadano? ¿Cómo se le indemniza de los errores por consecuencia?

El gobierno cubano no deja duda de su incapacidad de crear progreso. Como resultado de esta realidad el cubano deambula sus calles como un ciudadano disminuido, inquieto, triste e insolvente. En la mentalidad de los que se aferran del poder a toda costa ese ciudadano es el modelo y candidato perfecto a la esclavitud. La constitución no funciona. El sistema jurídico es una broma. La división de poderes no es siquiera una quimera. La sociedad civil es, como el progreso, un sueño pospuesto por medio siglo.

¿Burla la justicia la madre desesperada que busca leche para su hijo en la bolsa negra? Hace unos 60 años, Fidel Castro se dirigió a un magistrado, en medio de una dictadura pero con prensa libre como testigo, y explicó que si se le acusaba por uso de fuerza militar revolucionaria, ese agravio, ese desacato a la ley, y aquella querella oficial contra él, debían ser desestimados ya que el gobierno existente era producto ilícito de un golpe de estado. Aquella lógica, inexpugnable y cierta, podría aplicarse hoy día, en nombre de la oposición para decir que el gobierno cubano hace un grosero uso del poder absoluto y que su consolidación a perpetuidad es una intolerable disposición testamentaria. Se usaría bien aquel planteamiento de Fidel ante un magistrado para decir que nadie puede hacerse custodio eterno de un país ni llevar adelante una meticulosa empresa de abolir la realidad y de paralizar el avance. También se me ocurriría preguntar dónde está la dirección originaria del proceso por el que murió mi hermano Carlos o cuándo terminará la desazón de sentir que el futuro está hipotecado. Durante 50 años de destreza política y control policiaco el cubano ha sido un verdadero héroe de la subsistencia dentro de un laberinto dialéctico. Ha manejado el desencanto y el extravío y el desdoblamiento y la fatiga. ¿Qué tiene de nuevo que decirle este gobierno a ese cubano acerca de su destino incierto? Según los médicos, mi diagnostico es irreversible. Voy sintiendo que cada día será más opaco y a la vez más cierto en la brevedad de mi destino. No temo el diagnóstico que parece ser una ruta y la caminaré con calma y con esperanza en el futuro de Cuba, esta tierra de hombres y mujeres inigualables. Quisiera decir que me reitero en las ideas que alentaron en mí y en mis hermanos mis padres generosos; ni tamizo ni renuncio a mi vinculo con la socialdemocracia, una vinculación que es, cada vez más, a partir de la visión incluyente de la historia; las posibilidades de éxito de cualquier visión política se engrandecen o achican a partir de la generosidad y el sentido de compromiso colectivo, la capacidad de acuerdo de sus portadores.

Si ofendí a alguien, si los fantasmas de las diferentes contiendas me tentaron a faltarle a la generosidad, pido benevolencia, al igual que olvido a quienes pudieron haberme juzgado de manera apresurada hoy reflexiva. Creo haber servido a Cuba en diferentes etapas por encima de los errores de mi autenticidad, de cualquier falta de visión de mi parte o de cualquier terquedad en el camino. Durante la revolución, creo haber sido una voz de humanismo que se manifestó quizá mejor en el sentido de oponerme a los fusilamientos. Haber vivido en mi infancia la guerra civil española me había preparado para intentar al menos el dominio de las pasiones. No creo haber sido de los que permitieron el reverso del sueño que acabó en convertirse en la peor pesadilla. Alguien podría interpretar este documento como un lamento pesimista. Sin embargo, no es ese su propósito como no va en él ninguna forma de cólera aunque me haga eco de estos duros quebrantos de la familia cubana a la que me uní desde mi niñez al llegar a Cuba como miembro de una familia de exilados españoles republicanos. Mi optimismo se basa en la fuerza telúrica de esta isla; en la ternura infinita de la mujer cubana; en el poder de innovación de su gente más sencilla. La herencia de perdurabilidad de la Nación cubana resistirá todos los ciclones de la Historia y a todos los dictadores. Varela es más que una seña. Maceo es más guía que guerrero admirable. Martí no es una metáfora. La suerte llegará. Cuando el último cubano errante regrese a su isla. Cuando el último joven nacido en Madrid, en Miami o en Puerto Rico se reconozca en la isla. Cuando sanen las heridas y desaparezca el dolor habrá un pueblo que tendrá cautela de celebrar su nueva dicha y de cuidarse de magos iluminados y de proyectos mesiánicos. Porque, no importa cómo, la suerte llegará: delgada, silenciosa y frágil como una mariposa llena de júbilo, como una señal para este pobre pueblo que merece algo mejor. Yo sé que habrá una mariposa que se posará en la sombra. Me habría gustado poderle decir que habría querido dar más; acaso ella habría entendido que sólo pude dar mi vida y que tuve el privilegio de ser parte de esta isla y de este pueblo.

¿Qué pasa con la razón y la verdad que Modig calla?


Según el editorial “Modigt på Kuba” (Modig en Cuba) publicado por nwt.se el 2012-08-11 a las 07:30, hay en Suecia seguidores del castrismo que comparten la visión del ré gimen cubano, según la cual Modig se dedicó en Cuba a actividades subversivas.
En realidad resulta difícil comprender de que se extraña el editorialista de NWT, cuando ha sido el mismo Jens Aron Modig, desde que apareció en la televisión cubana, el que ha estado respaldando esa estampa de infractor de leyes morales y jurídicas, imagen difundida en Suecia y el resto del mundo por los agentes de La Habana. Nadie se puede sorprender después que Modig ha facilitado este trabajo de una manera muy clara: diciendo a la prensa en Cuba las palabras que sus captores querían que expresara, y “olvidando” en Suecia la información que de él espera el movimiento democrático cubanos.
En realidad, con este comportamiento Modig se merecería, dos cosas, en primer lugar la expulsión de su partido, no sea que por los avatares de la política un día tengamos en Suecia como primer Ministro, un hombre con indicios de pactar con el “maligno”.

El segundo merecimiento ya mas positivo sería el de ser galardonado por la Asociación de Amistad Sueco cubana, vanguardia del castrismo en Suecia, pues no existe en este grupo un solo miembro, que se equipare con Jens Aron en cuanto a servicios realizados y en tan corto tiempo, al comunismo tropical que esta organización representa.
Si el objetivo de Modig es en realidad combatir al totalitarismo ¿por qué no ha sido capaz de deshacer sus favores al mismo?, ahora que está, como él dice, “libre y en territorio seguro”.
¿Cómo es posible que Modig, tan dado a la polémica aquí en Suecia, no hay sido capaz de responder, desde sus propias convicciones políticas y filosóficas, a un texto difundido desde Cuba, no sólo se le implica a él sino al partido que le ha convertido en una de sus figuras mas destacadas? Nos referimos al editorial de Granma donde : La verdad y la razón, publicado el 31 de Julio, difundido hasta la saciedad por las redes internacionales del castrismo, incluidas naturalmente la de Suecia. ¿Será que no se percata de que otorga cuando calla?
En este artículo, el órgano oficial del Partido Comunista de Cuba acusa públicamente al presidente de la sección juvenil del Partido Demócrata Cristiano Sueco, de ser parte de una operación organizada por Anikka Rigo, jefa de la Sección de Relaciones Exteriores del Partido, con el objetivo de llevar financiamiento a un movimiento, calificado de contrarrevolucionario, así mismo se dice que Modig está involucrado con organizaciones “anticubanas” de Estados Unidos, que participó en actividades contra los que el periódico oficialista llama “orden constitucional” , que realizó actividades ilegales, que violó su estatus migratorio y que a pesar de todo ello se le permitió regresar a Suecia. En resumen que con un trasgresor de la talla de Modig, mas buenas no podían ser las autoridades que le soltaron.
A todo esto debería responder hace rato la estrella mas reluciente de la democracia cristiana sueca, a no ser que careciese de razones propias y verdades. Es lo menos que puede hacer el último eslabón de una acción en cadena iniciada hace 16 años como iniciativa de un puñado de activistas cubanos e instituciones suecas que en nada respondían a intereses norteamericanos, como ahora, usando de instrumento la palabras de Modig que quiere presentar el régimen de Cuba, toda solidaridad que llegue de Suecia para el pueblo cubano.
Sobre todo, el líder democristiano, debe dejar en claro, la cuestión que ningún periodista ha querido abordar en estas entrevistas que Modig da por separado: ¿Por qué si de acuerdo a Granma había cometidos tantos delitos, se le permitió salir dese Cuba sin ser procesado? en otras palabras ¿Con qué compró la misericordia del Estados Totalitario? ¿ Sería acaso con esa falta de memoria que hizo gala en Cuba y no se le cura en Suecia? Quizás tengamos que llevarle a un neurólogo o un psicólogo a ver si recuerda.
Con sus disculpas públicas en La Habana, y su silencio frente a Granma, Modig da la impresión de concordar con los que mandan en Cuba cuando afirman legitimidad sus reglas, o cuando presenta a quienes las infringen como enemigos de la revolución, que en realidad fue traicionada, muerta y enterrada por la gerontocracia en el poder.
Es más, si como parece a Modig lo único que le importa es el destino de su compañero de “sevillanas” Ángel Carromero, acusado por el régimen de homicida, la mejor forma de hacerlo es respaldar públicamente, con toda las fuerza que su juventud, cargos y contactos le permite, las demandas de la Familia Payá de una investigación internacional sobre el accidente en que murieron los disidentes cubanos. Solo así puede abrirse el camino a la posibilidad de demostrar que Carromero es inocente. No hacerlo, significarían que Modig pactó su silencio, con una canalla y la canalla, rara vez cumple su palabra.
Si Modig sigue dando la espalda a la Familia de Payá cuando pide que se aclara la verdad sobre el accidente del que fue testigo, no solo dejará en el atolladero a su compañero Carromero, sino que será responsable de lo que pueda pasar a los familiares del disidentes, que se enfrentan desarmados a un estado, del que sabe por experiencia propia, como trata a los cubanos cada día.
Los medios de Suecia debería dejar de participar en el juego de complicidad publicando entrevistas, reseñas y editoriales sobre Modig que no “van al grano” y pasar a entrevistar a Ofelia Acevedo y Rosa María Payás viuda y huérfana respectivamente de Osvaldo Paya, para que las opinión sueca conozca los detalles oscuro de un accidente, que Modig dice, no recordar. En cuanto a la televisión y la radio, ya puede ir ganando tiempo, traduciendo y difundiendo en sus canales las declaración dada por estas dos valientes mujeres desde Cuba, colgadas en Youtube, a ver sin logran redimir el prestigio de la solidaridad sueca con el movimiento democrático cubano, ultrajado por Modig con su falta de razones y verdades, lo mismo en Estocolmo que en La Habana.

Comunicado de la Sociedad Académica Eurocubana con motivo del regreso de Arón Modig a Suecia

Aron Modig, ante las cámaras de la televisión estatal cubana, ofreciendo una conferencia de prensa en La Habana el 30 de julio de 2012

Desde que supinos que el señor Jens Aron Modig se encontraba detenido en Cuba demandamos abiertamente su liberación, tanto desde las páginas de la revista Cuba Nuestra, como en un comunicado que enviamos a los principales medios de Suecia.

Ahora Modig se encuentra sano y salvo, es hora de que rinda cuenta ante la sociedad por su comportamiento y por los resultados de su misión en Cuba. Por este motivo nos dirigimos públicamente al democristiano con las siguientes preguntas.

¿Si se ha comunicado o no con la esposa e hijos de Oswaldo Payá, para contarles de primera mano lo que pasó con el disidente en Bayano?

¿Qué fue lo que pasó en la semana que estuvo encerrado?

¿Cómo explica después de haber reconocido que violaba las reglas de un estado totalitario que este le dejara salir de Cuba?

¿A que acuerdo llegó con sus custodios?

¿Como piensa reparar el daño hecho con sus palabras al movimiento democrático cubano?

¿Cuando va a responder al editorial que le dedicó el periódico Granma 31 de Julio a él?

¿Después del comportamiento que tuvo en Cuba, creen que está en condiciones de seguir siendo el presidente de los Jóvenes Democristianos o cree debe renunciar a ese puesto?

Si el dinero del viaje a Cuba viene de los impuestos del estado, ha sido esto una buena inversión?

¿Por último cual es la verdad sobre la muerte de Oswaldo Paya?

Hasta aquí todo lo que desearíamos saber por el momento. Esperamos que Modig responda por este mismo medio.

Aron Modig confiesa: De héroe a “Padilla” de nuestro tiempo

Fotograma con la imagen de Aron Modig publicado en Cuba Nuestra y usado  por Iroel Sánchez para ilustrar su artículo sobre supuesta conferencia de prensa ofrecida por Modig en La Habana

Este lunes,  30 de julio de 2012, el bloguero oficialista Iroel Sánchez, publicó en su página, La pupila insomne, lo que sin lugar a dudas es resultado del quiebre total de Aron Modig a manos de la Seguridad del Estado Cubano.

Para ilustrar su artículo Iroel Sánchez tomó un fotograma con la comparecencia de Jens Aron Modig ante el canal cuatro de la televisión sueca que publicamos en Cuba Nuestra, señal de que nos lee, del mismo modo que nosotros leemos, siempre con mirada critica lo que aparece en sus páginas. Por ello no nos molesta el autopréstamo, lo que si lamentamos es que habiendo estado presente en la conferencia, no nos hubiera regalado fotos frescas de Modig, que según el, tan bien, se encuentra.

Por lo que escribe Sánchez, el joven sueco, quien desde el domingo pasado permanecía, literalmente secuestrado por las autoridades cubanas, fue presentado en la mañana  de ese mismo día, ante un grupo, de lo que el llama “periodistas cubanos” o sea, propagandistas del gobierno de la isla, donde ratificó la versión del régimen sobre el supuesto accidente en que perdió la vida Oswaldo Payá el domingo 22 de Julio. Al entrevistado, se le hizo reconocer de paso que le había entregado dinero al extinto disidente.

Según el blog, el presidente de la Juventud democristiana sueca, habría reconocido ante los plumíferos gubernamentalista que viajó a Cuba con varios objetivos: entre ellos organizar conjunto a la hija de Oswaldo Payá, un ala juvenil del Movimiento Cristiano Liberación y apoyar a Oswaldo Payá en los viajes que éste, quisiera realizar dentro del país. Modig habría confesado además que viajó a Cuba también en el 2009, para entregar dinero y equipos a periodistas y economistas, supongo que se trata de disidentes.

Durante la comparecencia ante los agentes de la prensa oficial; Modig negó lo que otras fuentes han venido informando desde el mismo día del accidente; la presencia de un segundo vehículo en los hechos.
Y para terminar de ensuciar la imagen del suequito, a este se le hizo reconocer, basándose en sus mensajes en Twitter; que antes de venir a Cuba se había reunido en Georgia con miembros de dos organizaciones norteamericanas; el Instituto Republicano Internacional (IRI) y el Instituto Nacional Demócrata (NDI)

Según la nota, el encargado de presentar a Modig fue Gustavo Machín, director del oficialista Centro de Prensa Internacional, adscrito a la cancillería cubana. También se informa que Modig comparecerá ante corresponsales extranjeros acreditados en Cuba.

Todo lo de arriba habría resultado creíble, si Modig hubiera podido presentarse ante la prensa en cuanto salió del hospital, tras el accidente de Paya.

Sin embargo, es ahora, la cuarentena de una semana al que le tuvo sometido la policía cubana, que lo hace, soltándolo todo como un papagayo, sin escudarse ni tan siquiera en un “no comment”.
Aquí hay gato encerrado. Mas bien, parece una mezcla de verdades y mentiras arrancadas del suequito al estilo del Caso de Heberto Padilla.

Heberto Padilla

La única diferencia es que fueron necesarios 38 días de reclusión en Villa Marista, para que el poeta cubano aceptara leer un célebre autocrítica en la Unión de Escritores de Cuba. Ahora el proceso ha sido mucho más rápido, señal de una diferencia de maleabilidad entre dos hombres o quizás del progreso técnico de los compañeros del Ministerio.

Lo malo es, que si hubo chantaje, o lavado de cerebro, no podemos conocer cuan lejos llega a ser el alcance de sus efecto y por tanto en que momento, ya de regreso a su país, será capaz de decir toda la verdad de los hechos el político sueco, sobre todo cuando de lo que diga depende el destino de su compañero Carromero.

René Vázquez y Eva Björklund: intercerdan por Modig, el único sueco

https://i1.wp.com/lh5.ggpht.com/-5IqNcUpEFBI/T3mxIznExWI/AAAAAAAABE8/wq4_Fwk44UY/Eva%252520y%252520Ren%2525C3%2525A9%25255B5%25255D.jpg

Fotograma con Eva Björklund y René Vazquez Díaz publicado en Equsalbus

Durante años, el escritor René Vázquez Díaz, ha defendido ante los medios de comunicación sueco los intereses del gobierno cubano; a pesar de haber conseguido su residencia en este país como refugiando que escapaba de una beca en Cuba, su servició al gobierno de la isla, no se ha quedado en ese plano, sino que ha ido mas allá, desacreditando a los exiliados en charlas, libros o artículos.

https://i0.wp.com/renevazquezdiaz.com/wp-content/uploads/2011/11/de-pronto-el-doctor-leal.jpg
Portada de un libro donde Vazquez Díaz vierte  su animadversión por los exiliados cubanos.

La técnica del ex refugiado es la de exagerar el peso dentro de la oposición de los envejecidos grupúsculos de exiliados, controlados por la poderosa seguridad del estado cubano, que todavía desean una solución armada para el problema cubano, al estilo de la seguida por Fidel Castro cuando asaltó el Cuartel Moncada, por cierto, una masacre, que la llamada Asociación Sueco cubana celebra todos los años con tremenda pachanga.

Afiche diseminado en Estocolmo invitando a celebrar un aniversario más del holocausto del Moncada con música y danza, también pidiendo la libertad de los cinco espías cubanos (uno de los cuales ya está en la calle). La festividad se anuncia para el día 28 de julio de 2012. Para ese entonces Aron Modig llevara 6 días secuestrado por el gobierno cubano sin que la Sueco Cubana se movilizara, demandando también su libertad

Cartel difundio en la red por pacifistas cubanos con motivo de la celebración de la matanza del Moncada.

Lo que nunca dice el escritor, que del mismo modo que existe un puñado de pensionados con sueños de convertirse en movimiento el 26 de julio del anticomunismo, existen miles y miles de opositores dentro y fuera de la isla, que solo abogan por un camino pacífico, y eso es, lo que los vuelve moralmente poderosos y por tanto peligrosos para el gobierno. Como es el caso de Oswaldo Payá, sobre el que Vázquez Díaz nunca decía una palabra durante sus charlas.

Algo muy parecido ocurre con la señora Eva Björklund, vieja amiga de René Vázquez y de la Embajada cubana y fundadora y antigua presidenta de la organización arriba mencionada, la  Sueco-cubana, de cuyo órgano propagandístico, la revista Kuba, ahora se encarga.


Bjöklund y su gente, solo se han dedicado durante décadas a propagar en Suecia la mejor imagen del régimen de los hermanos  Castro, y a desacreditar a sus refugiados en Suecia,  también a obtener recursos de este país escandinavo que supuestamente sirven al bienestar del pueblo cubano.

Así mismo, dicha organización y revista se han enfrascado en una gran campaña por la liberación de cinco agentes enviados por el gobierno cubano para infiltrar a sus oponentes y condenados por espionajes en los Estados Unidos, campaña en la que también gusta de colaborar René Vázquez Díaz.

Después de tantos servicios al gobierno cubano podría decirse que no existe nadie en Suecia mas indicado para interceder por la liberación de Aron Modig, retenido en la isla tras ser testigo del supuesto accidente en que falleció Oswaldo Payá.

Si de verdad René Vázquez Días y Eva Bjorklund desean el bienestar de Cuba, deberían solidarizarse con Modig, cuyo único crímen, ha sido tratar de respaldar el movimiento democrático cubano, y estar en el lugar “equivocado”, en el momento equivocado”, es decir, el de la extraña muerte de Oswaldo Payá y su compañero Harold Cepero.

Y así como se movilizan para demandar la libertad de  espías cubanos, deberían demandar libertad para Aron Modig, quien ya podría denominar,  como hacen con “los cienco”, enumerando, gritando con el mismo ahinco:  LIBBERTAD PARA EL ÚNICO SUECO.

https://fbcdn-sphotos-a.akamaihd.net/hphotos-ak-ash3/576658_305016516252611_987887255_n.jpg

¡Libertad para el uno! Aron Modig

Jens Aron Modig: La clave sueca para conocer la verdad sobre la muerte de Oswaldo Payá

Aron Modig, presidente de la juventud cristiana, argumentando contra la legalización del cannabis en un debate de canal 4 en la televisión de Suecia

El Martes, 24 de Julio fue enterrado Oswaldo Payá, la figura más pura y destacada dentro del Movimiento Democrático Cubano. El Estado cubano ha “transmitió sus condolencias” de la mejor manera que podía hacerlo, deteniendo decenas de los disidentes que acompañaban al entierro.

Hasta ahora, la muerte del hombre que impulsó el “Proyecto Varela” sigue envuelta en el misterio. La prensa gubernamental cubana dice, que fue un accidente, Rosa María Paya, la hija del finado, denuncia que fue un asesinato, su fuente; uno de los dos extranjeros que viajaban en el auto, donde también falleció el joven activista Harold Cepero.
Hasta ahora los dos testigos, por alguna extraña razón no se han atrevido a dar declaraciones públicas sobre los hechos, ellos son el español Ángel Carromero y el sueco Jens Aron Modig. Carromero, líder Madrileño de Nuevas Generaciones del Partido Popular, quien conducía el auto en el momento del accidente, se encuentra retenido en Cuba. Por su parte Modig, presidente de la Federación de Jóvenes Democristianos de Suecia, tras prestar declaraciones a la policía cubana se supone que podría salir de Cuba, más por lo que nos cuenta desde su canal de Youtube el cubano radicado en Sucia, Emilio Lupín parece que por el  momento Modig se encuentra en la isla.

Desde nuestro punto de vista lo correcto, en caso de haber tenido la opción física, es que  el del líder democristiano sueco, permaneciera en el país caribeño, respaldando en los momentos difíciles del entierro a la familia de Payá, confirmando las declaraciones de la hija y sobretodo no dejando en la estacada a su compañero de viajes, Ángel Carromero, por lo menos hasta que éste también saliera de Cuba.

Ya sea allá en Cuba o cuando Aron Modig ya  esté  de vuelta a casa “fuera de peligro”.  Es deber de la prensa nacional en internacional en Suecia realizar el trabajo que no supo, o no le permitieron hacer mientras, que el joven nórdico se encontraba en Cuba. Vamos a facilitarles la tarea, formulando cuatro preguntas claves para esclarecer, si lo ocurrido el domingo 22 de julio, fue un simple accidente o un asesinato.
¿Fue embestido por otro vehículo o no, el auto en que viajaba Modig?
¿Cómo explica que fueran precisamente los enemigos frontales del régimen y a su vez los mas indefensos en términos jurídicos los que perecieran, mientras los extranjeros, solo recibían heridas leves?
¿Por qué no se los llevaron a todos juntos al mismo Hospital?
Y por último.
¿En qué estado se encontraban, vivos o muertos, Payá y Cepero antes de desaparecer de su vista?
Ahora Modig tiene la palabra, en teoría no debería serle difícil, le encanta el debate con la media y se muestra tan fiel a su ideología que hasta ha apostado por la creación de una versión sueca del Tea party; y siendo el democristiano de los que alecciona a la juventud de su patria para que tomen responsabilidad por sus vidas, es hora de que el también lo haga, demostrando que que no habla solo de economía sino también de ética y así lo hará diciendo la verdad solo la verdad, que nos saque de dudas, aunque nunca está demás rezar para que el democristiano no está pactando con el Diablo su salida de Cuba.

Esperemos entonces que Jens Aron Modig diga la verdad, que esté a la altura de un auténtico líder político, y sobretodo del reto que tiene que significar para él sueco el ejemplo de coraje cívico que está dando dado la hija de Payá, denunciando ella sola, desguarnecida, allá en Cuba, el presunto asesinato de su papá.
https://fbcdn-sphotos-a.akamaihd.net/hphotos-ak-snc6/218330_123366774408133_1777113_o.jpg

Rosa María, la Hija coraje de oswaldo Payá junto a su abuela. Ella no cree que muerte de su padre fuera  accidental. Iagen de su portal en Facebook

Y ya, que hablamos de Rosa María Payá, emplazamos desde aquí, a todos los que durante décadas dicen haberse preocupado por el pueblo, del que ella es hija ejemplar: el cubano, emplazamos en primer lugar a los miembros del extinto Comité Escandinavo por el Premio Nobel a Oswaldo Payá, al Partido Democristiano, al Partido Liberal, en segundo lugar a los partidos que coquetearon durante años con el régimen de Fidel Castro; el Partido Socialdemócrata y al Partido de Izquierda en Suecia, emplazamos incluso a la llamada Asociación Sueco Cubana, que durante décadas ha administrado millones de coronas pagadas por el contribuidor de este país para financiar supuestos proyectos de “solidaridad con Cuba”, por último emplazamos al ministerio de Relaciones Exteriores sueco, para que ofrezca la protección a Rosa María Payá, incluyendo el asilo político, si ella lo pidiere. Es lo menos que puede hacer tras el mutismo de sus representantes en la isla durante los últimos acontecimientos; el silencio cómplice con el régimen y gracias al cual, no, nos cabe duda, creen que podrán sacar a Modig de Cuba.

  • Calendario

    • noviembre 2017
      L M X J V S D
      « Ene    
       12345
      6789101112
      13141516171819
      20212223242526
      27282930  
  • Buscar